RETRATOS

 

Intento ver más allá de la superficie; exaltar el detalle y provocar en el observador el deseo de encontrarse con el sujeto retratado. Así es como no importa qué, quién o cómo aparezca el modelo en la fotografía: el rostro que evita el objetivo, el que cubre sus facciones, nos da la espalda o permanece inerte.

En mi conexión con el modelo se establece un juego en el que la confianza fluctúa. A veces el sujeto se entrega al lente, transparente; desvela su alma, mostrándose como íntimamente siente que es. A veces se retira y evidencia lo que quiere, o tal vez lo que puede.

Los sujetos comparten su historia en un instante. La cámara es solo un testigo.